Archivo de la etiqueta: redes sociales

De Francia y demagogia en redes sociales

12235132_10207656626230315_9122956109756337890_n

Quiero dar mi opinión acerca de todo lo que he ido leyendo en redes sociales con relación al tema francés, sobre todo con relación a la bandera del avatar de Facebook y a la comparación con otros atentados por el mundo:

“Nadie se pone la bandera de Siria o Líbano. Todo nos tiene que afectar por igual.”

Facebook ha dado la facilidad para hacer este gesto y no ese. Lo cual no significa que no te afecte el resto de asesinatos, sean o no de carácter religioso o político. Aunque cierto es que los humanos somos así: lo más cercano nos afecta más; hay problemas que te afectan más que otros; temas de los que hablas y temas de los que no; causas contra las que luchas y otras contra las que no. ES IMPOSIBLE ESTAR A TODO. Igual que no te afecta del mismo modo lo que pasa en tu familia que lo que les pasa a desconocidos; igual que no te asusta el ébola hasta que entra a tu país.

El sesgo cognitivo es una característica innata del ser humano, y es hipócrita negarlo. Tengo amigos viviendo en Francia y eso hace que me preocupe especialmente. Si pasara algo en Murcia, donde vive mi familia y muchos amigos de toda la vida, me preocuparía mucho más. Y así. Pero repito, condeno el terrorismo se produzca donde se produzca. Y también todo tipo de violencia e injusticias del mundo en general (el hambre, la violencia machista, las guerras, el caso Asunta, la desigualdad social, el bullying, el moving, el murciano, etc.) por si se diera el caso de que la bandera del avatar pudiera dar a entender lo contrario.

“La bandera en el avatar no salva vidas.”

Me cuesta pensar que alguien se la haya puesto creyendo que lo hace. Es solo un gesto, un símbolo de solidaridad, potenciado por la facilidad que ha dado Facebook.

“No te pondrías la bandera de España porque sería un gesto facha.”

La bandera de Francia se la están poniendo personas que no son de allí para expresar que se sienten como si lo fueran. Sería redundante que españoles se ponga la bandera española para expresar que se sienten como España.

“Ellos no tienen la culpa. La culpa la tienen los que los financian.” 

Si te clavo un cuchillo, la culpa es del que me lo vendió. Eso lo sabe todo el mundo. No se puede financiar a asesinos, solo al resto del mundo que jamás hemos matado a nadie a lo largo de la historia. Las armas hay que vendérselas a la gente que las va a usar para hacer paz y amor, hermano.

“Francia tiene su parte de culpa”.

No lo niego, pero los franceses de la calle no la tienen. Mi bandera va por ellos, no por los políticos.

“¿Hasta cuándo os vais a dejar la bandera?”

La mayoría de causas tienen un día mundial. Ese día se le da más importancia a la causa, lo cual no quiere decir que el resto del año no se le dé, sino que ese día se recuerda más, por ejemplo, el cáncer de mama, en el Día Mundial Contra el Cáncer de Mama. En realidad con el simple hecho de haber tenido el gesto, ya decías lo que querías decir. Cuánto tiempo dejarla es irrelevante, lógicamente no vas a tenerla para siempre. Yo, en concreto, voy a coger el protocolo del día*.

*Luego me di cuenta de que se quitaba automáticamente a las 24 horas.

“Pues yo voy a ponerme cada día la bandera de un país donde muere gente y jamás es noticia.”

 Me parece totalmente respetable y admirable,  aunque para ser totalmente justos, deberíamos ponernos un avatar que simbolice cada uno de los problemas del  mundo. Podemos ponernos directamente como foto de perfil un globo terráqueo por solidaridad con todos los problemas del mundo a la vez y así ahorramos esfuerzo. De hecho tampoco deberíamos colaborar con Médicos Sin Fronteras si no vamos a colaborar también con Unicef, Acción Contra el Hambre, todas las asociaciones que luchan contra enfermedades o injusticias. ¿Os imagináis a alguien diciendo “Me parece cínico que colabores con esta ONG y no con otras” o “Me parece fatal que busques padres adoptivos para este perro y no para todos los demás perros abandonados del mundo”? Volvemos a lo mismo, no nos puede afectar todo por igual ni podemos colaborar con todo —ojalá pudiéramos—, pero la vida es corta, el mundo es grande y no da tiempo. 
Pero si la banderita de Francia ha servido para enterarme de que la mayoría estáis comprometidos firmemente con todas las causas mundiales, cosa que llevabais en riguroso secreto hasta ayer, usarla ha superado enormemente mis expectativas.
skte_0031
Son bastantes más los comentarios que he leído, pero me voy a plantar aquí. En resumen, quiero decir que mostrar solidaridad por medio de una app de Facebook con una causa, no significa que no te importen todas las demás causas para las que no hay app. Que es normal que no todo nos afecte por igual; es normal no sentir lo mismo por lo que pasa en tu barrio que por lo que pasa a miles de kilómetros, puesto que somos sujetos y la realidad que vemos está siempre pasada por el caprichoso filtro de la subjetividad; que, efectivamente, cuanto más cerca, más te toca, pero eso no quiere decir que le quites importancia a todo lo demás.
Dicho esto, me parece fatal que tengáis la bandera de Francia en el avatar con la cantidad de niños que pasan hambre en África.
P.D.: A lo mejor Alá dijo que había que morir “molando” y están aquí los terroristas explotando a lo tonto, porque no hay nada que mole menos que explotar en pedazos —ni siquiera un lunes—, por eso se le llama “inmolar”.

LAS REDES SOCIALES MATAN. Primer aviso

Estoy cansada de leer a la gente quejarse de las redes sociales, ¡en las redes sociales! Me parece que nos estamos volviendo un poquito locos y creo que es necesario que alguien diga algo contra la nueva corriente “Las redes sociales son lo peor, aunque yo estoy en todas”.

Todos conocemos al típico amigo que se cierra Facebook varias veces al año porque “sin Facebook se está mucho mejor” y luego se lo vuelve a abrir. ¿Para qué te lo reabres entonces? ¿No estabas mejor sin él? Luego está el que de vez en cuando anuncia que “va a hacer limpieza de Facebook” como si eliminar a amigos, fuera dejar el Facebook reluciente. También está el que no para de quejarse de que Facebook es una mierda, ¿y dónde se queja de esto? Exacto, en Facebook; ¿qué haces aquí entonces? Ciérrate la cuenta inmediatamente, no pierdas ni un segundo más dentro de esta mierda.

Buisinesswoman screaming at her lap top

En fin, son muchas las contradicciones con respecto a las redes sociales. Luego están los típicos posts  y vídeos que dice que las redes sociales nos convierten en asociales; que separan a las personas; que nos hacen vivir un vida online “falsa” y dan una imagen de “postureo” de nosotros, de alguien que no somos; que alimentan el ego; que generan amistades falsas; que fomentan problemas de autoestima y generan ansiedad. Pues para mí es TODO LO CONTRARIO. Aunque claro, todo depende de cómo te tomes las redes sociales.

Me explico.

Punto 1: ¿Nos convierten en asociales y separan a las personas? A mí me han hecho recuperar amistades de la infancia, conocer nuevas personas, mantener el contacto con gente que está geográficamente lejos y me han hecho compañía en momentos en los que no podía salir a la calle por estar enferma u otros motivos. ¿A ti nunca te ha pasado ninguna de estas cosas? Claro, luego está la gente que prefiere quedarse en casa hablando a través de la pantalla, pero asociales ha habido toda la vida del Señor, solo que antes se metían a los chats de Terra.

Punto 2: ¿Nos hacen vivir una vida online “falsa” y dar una imagen de quien no somos? Fantasmas e hipócritas ha habido siempre, esto no es nuevo. Tú puedes dar la imagen de ti mismo que te dé la gana, online y offline. Otra cosa es quién eres en realidad, que a veces no lo sabes ni tú, un poco mejor la madre que te parió y algún ex. Pero vamos, a no ser que seas el típico que retoca sus fotos con Photoshop para que parezca que está en otro sitio o le han salido abdominales, tus fotos y todo lo que compartes o escribes, dicen mucho de ti. De hecho se ha demostrado que un rápido análisis de las redes sociales de una persona es más concluyente que muchas pruebas de personalidad estándar. 

Punto 3: Alimentan el ego. En el mundo offline (la vida real), a todo el mundo le gusta que se rían con sus chistes, contar cosas interesantes, que le hagan halagos o miren sus fotos con atención. Todo esto responde a las necesidades “Reconocimiento social, estima y autorrealización” de la pirámide de Maslow, y se da exactamente igual en la vida online que offline: siempre habrá quien cuente mejores chistes, tenga algo más interesante que decir, sea más guapo o haga mejores fotos. Y siempre tendrás seguidores y detractores. Convertirse en un crecidito no es un efecto de las redes sociales.

image3

Punto 4: Generan amistades falsas. Las personas somos hipócritas por naturaleza, en mayor o menor medida. Es necesario para la cordialidad. Acercarse (ya sea físicamente o a través de la red) a personas más o menos falsas y generar con ellas una amistad más o menos sincera, es algo en lo que las redes sociales no son determinantes.

redes_sociales_o_amigos_imaginarios

Punto 5: Generan problemas de autoestima y generan ansiedad. Pues hijo mío, si eres una persona insegura, poco habilidoso socialmente pero que necesita sentirse integrado, hasta que no soluciones tus problemas psicológicos, los vas a tener tanto en la calle, como en las redes sociales. Y además siempre estás a tiempo de cerrarte las cuentas en estas plataformas y “solucionar” estos problemas.

También me parece que las redes sociales han fomentado otras cosas positivas como el deseo de superación en la expresión escrita, el fomento de la creatividad, el interés por la fotografía y el aumento de la curiosidad y la información. Creo que además nos hacen más tolerantes (por la gran diversidad de opiniones y gustos que recibimos de nuestros contactos), aumentan la capacidad de debate y dan mucha información de si una persona es afín o no a uno mismo. Cada una de estas características te las da en mayor medida Facebook, Twitter o Instagram, claro está.

En fin, esta es mi visión de las redes sociales, en las que he hecho grandes amigos, me he reído y divertido mucho, he aprendido una barbaridad de relaciones personales y de cultura general y de las que, incluso, he obtenido beneficio económico por haber trabajado con ellas. De hecho, quizás las defiendo solo por esto último. Nunca lo sabrás.

Pues eso es todo lo que pienso de las redes sociales. Si no te gustan, ciérratelas. Y si tienes problemas mentales, ve al psicólogo. Hala, a seguir disfrutando de la vida.

Facebook sabe lo que te gusta, baby

Seguramente ya conoces cómo funciona Facebook pero para quien no lo sepa, a través de tu comportamiento en esta red social, Facebook decide qué publicaciones de cada amigo te muestra y cuáles no. Y viceversa: qué publicaciones tuyas le muestra a cada uno de tus amigos.

¿Te habías preguntado alguna vez cómo puede ser que nunca te “choques” con publicaciones de determinadas personas en el muro, o que determinadas personas nunca le den “me gusta” o comenten tus publicaciones? Pues es por esto. Resulta que Facebook tiene un algoritmo (antes se llamaba EdgeRank; ahora no tiene nombre) que decide qué le va a mostrar a cada persona. Para ello tiene en cuenta tres parámetros: afinidad, relevancia y tiempo.

1. AFINIDAD. La mide a través de la interacción (“me gusta”, comentarios y compartir).

-Dos personas que desde que son amigos en Facebook, se dan “me gusta” y se comentan habitualmente, se entiende que son afines. Por tanto Facebook les mostrará, habitualmente, las publicaciones del otro.

-Dos personas que empiezan a ser amigos en Facebook y no suelen darse “me gusta” ni comentarse nada, se entiende que no son afines. Por tanto Facebook dejará de mostrarles las publicaciones de la otra persona.

10685473_10204611146895235_8806751757504762142_n

Esto quiere decir que si te gustan las publicaciones de alguien pero no le das “me gusta” por timidez, ego u otros motivos, Facebook entiende que las publicaciones de ese amigo no te gustan y, la próxima vez, no te las mostrará. Y si, por el contrario, le das “me gusta” por compromiso u otros motivos a personas cuyas publicaciones no te gustan, Facebook entiende que te encantan y te las meterá hasta en la sopa.

2. RELEVANCIA. Se supone que las fotos y los vídeos son más relevantes que las palabras solas. Pero Facebook aprende de tu comportamiento y, por ejemplo en mi casa, como ve que los estados son más “relevantes” que fotos o vídeos, es decir, que obtienen más interacción, se los muestra a más personas que mis fotos o vídeos.

Por otro lado, un contenido que se le muestra a los amigos que habitualmente interaccionan contigo, si tiene mucha interacción, cada vez se le muestra a más gente porque se considera relevante. Si se le empieza a mostrar a esos amigos y no tiene nada de interacción, deja de mostrarlo y, por tanto, tiene cada vez menos posibilidades de tener interacción.

3. TIEMPO. Cuanto más tiempo ha pasado de una publicación, menor es su importancia. Este no lo explico más, que es muy sencillo. Los de la L.O.G.S.E. me podéis preguntar por correo.

Bueno, pues para quien no lo supiera, yo creo que está bien saber cómo funciona un sitio en el que nos pasamos unas 5 horas de media al día, ¿no?

megusta

Si hay algún amigo al que nunca ves por Facebook o no sabías bien por qué algunas publicaciones tuyas lo petaban y en otras sonaba el canto de un grillo y matojo rodante, ya sabes por qué es. Quizás te interesa cambiar lo que Facebook te muestra, así que no seas tímido ni hipócrita e intentará mostrarte lo que te gusta de verdad, baby. ¡Hasta la vista!