Archivo de la etiqueta: política

Dono mi voto a la Ciencia, manque pierda

Para estas elecciones he decidido someter mi voto a votación.

Metademocracia
Pantallazo de post de Facebook

¿Por qué he hecho esto?

No quiero que gobierne PPSOE porque ya sé que lo hacen mal. Quiero que gobierne uno de los dos nuevos (de los que tienen oportunidades según los sondeos) para darles la oportunidad de cagarla también. Porque jamás en la historia de la política de España, vamos a estar de acuerdo todos en que un presidente lo está haciendo bien. Sea quien sea el presidente, la estará cagando para la mitad de la población y lo estará haciendo de forma brillante —aunque se pase por el forro su programa y nos tome por mongolos— para la otra mitad que lo votaron. Estamos bien jodidos.

CS-peVgWoAAty74

He visto todos los debates posibles (bien lo sabe mi compañero de piso Mike Ramos), he leído los programas, he visto miles de vídeos con intervenciones de cada partido… Me he hiperinformado. Y he llegado a la conclusión de que ninguno me representa del todo, que los programas están bien, pero que luego no se sabe lo que se cumplirá. Así que he decidido que mi voto lo decida la gente que me rodea, los cuales parecen tenerlo todo más claro que yo. He decidido donar mi voto a los intereses de la mayoría de mi gente. Algunos habéis opinado que no debería hacer esto, algunos incluso me habéis increpado ferozmente. A veces he tenido ganas de llorar sentada en un rincón, pero luego he visto que el rincón estaba lleno de pelusas y he preferido seguir de pie.

Algunas de los comentarios que habéis tenido a bien regalarme:

Mejor que no votes. Quiero votar. Hubo mujeres que se dejaron la vida en que las mujeres podamos votar. Quiero votar, y mi voto, aunque elegido de forma democrática, valdrá igual o más que el vuestro, porque representará a más gente.

Esto es denigrante. Denigrar es ofender. Espero no haber ofendido a nadie o haber ofendido a todos por igual.

¿Pides consejo para votar? No pido consejo, pido votos. Los gobernantes no piden consejo para gobernar, piden votos.

Qué fuerte que no tengas opinión. Tengo opinión, lo que no tengo es una ideología definida, me confunde la variedad de perspectivas. Es increíble que en esta sociedad se valore más positivamente estar totalmente equivocado pero convencido de tu error que no estar convencido de nada.

CUgR7g9WUAADKwz

¿En serio, Ciudadanos? A esta pregunta podrían responder otros “¿En serio, Podemos?” y sería igual de coherente.

Qué irresponsabilidad. No se me ocurre una forma más responsable de votar que votar teniendo en cuenta los intereses de la mayoría de la gente que te rodea y no solo los tuyos.

El centro no existe. Si el centro no existe, no existe la derecha ni la izquieda, puesto que no habría una línea por la que cortar y delimitar. Todo es relativo. El centro cada uno lo pone donde le parece. Para la Falange, el PP son unos perroflautas.

Vota a IU. La pregunta es muy sencilla: ¿Ciudadanos o Podemos? Esto es como el chiste de las magdalenas.

Qué manera de quitarse el muerto de encima. Puesto que me voy a equivocar sí o sí, prefiero que sea un error democráticamente elegido.

Ciudadanos es de extrema derecha. No es cambio. Yo no sé qué significa ser de izquierdas o de derechas, porque lo veo cada vez más difuminado, además de que la lateralidad poco me importa. Pero me limitaré a decir que, por esta imagen y otras muchas razones, a mí no me lo parece:

Ciudadanos apoya el movimiento 15-M.
Ciudadanos apoya el movimiento 15-M.

Quiero decir abiertamente que no sé si soy de izquierdas, de derechas o de centro. Y espero no saberlo nunca. Lo cierto es que decir esto es peor que salir del armario, porque decepcionas a todo el mundo. Cuando sales del armario o tienes una ideología política, al menos solo decepcionas a la mitad de la población. Pero yo me alegro mucho de no tener nada por seguro, porque cuando tienes una postura muy determinada eres esclavo de ella y tienes los oídos cerrados a las demás opciones; más te costará rectificar y admitir tu error si, finalmente, te das cuenta de que estabas equivocado.

Mientras todos estemos tan convencidos de que tenemos la razón absoluta y de que nuestra opinión —nuestro LADO— es la buenaverdaderachupipiruliatope, poco vamos a solucionar.

Si hubiera una postura, un solo lado bueno, de entre todos los que tenéis muy claro cuál es, la mitad estaríais totalmente equivocados. ¿No? Lo cual no quiere decir que no os envidie a veces a los que lo tenéis todo muy claro.

Espero seguir aprendiendo, escuchando todas las ideologías con la misma atención, no menospreciar ninguna opinión o decisión y dejando, porque no hay más remedio que tomar un rumbo, que mi voto represente a la mayoría de la gente que me rodea. Porque a mí, ni me representa nadie ni me representará seguramente nunca.

Quiero terminar el post con la única verdad absoluta que conozco y que creo que no viene mal recordar de vez en cuando: TODOS ESTAMOS EQUIVOCADOS.

Cuestión de perspectiva.
Cuestión de perspectiva.

La Madre Patria Adoptiva

Ser patriota me parece igual de absurdo que ser antipatriota (que no es lo mismo que ser antipatriótico). Los países están formados por lugares y personas y, estoy segura de que, en todos los países hay lugares que nos encantan y lugares que detestamos. Al igual que personas.

Patria

Otra cosa es estar más o menos de acuerdo con el sistema político o la ideología que impere en cada momento en cada país, pero entonces se sería patriota unos cuatro años y otros cuatro años no, en el caso de España.

No se puede estar orgulloso ni dejar de estarlo de un país porque un país no es un “ser con voluntad y poder de decisión”, por así decirlo, sino que se entiende sobre todo por las decisiones políticas y sociales que llevan a cabo la minoría de turno en cada momento. Como pasa en casi todas las formaciones sociales.

La pregunta no es “¿Qué ha hecho mi país para que yo me sienta orgulloso de él?”, puesto que no es un país en sí el que actúa sino representantes más o menos representativos de la voluntad colectiva. La pregunta es “¿Qué puedo hacer yo en mi entorno más cercano para intentar trasmitir ese espíritu a entornos no tan cercanos?”. La película “Cadena de favores” muestra bastante bien que esto sería posible. Si cada uno barre su puerta, la calle estará limpia. Si cada uno actúa con amor, desaparecerá el odio. Suena a “filosofía” de iglesia, pero es así.

Si hay algo por lo que pueda sentirme orgullosa de “mi país” (o patria) es por haberme cruzado en él siempre con más personas “mejores” que “peores”, que lo intentan ser en su día a día, a pesar de la condición político-económico-social del terreno en el que viven. Aunque como ya he dicho, sentirse orgullosa de una extensión de terreno y unas costumbres que te han tocado al azar, es una estupidez. Al igual que odiarla.

Dejo un vídeo (por si alguien no lo ha visto, que lo dudo) que expresa bastante bien todo este asunto:

Y en vez de ser patriota o antipatriota, recomiendo preocuparse más de ser humanista en su tercera acepción del DRAE:

3. m. Doctrina o actitud vital basada en una concepción integradora de los valores humanos.