LAS REDES SOCIALES MATAN. Primer aviso

Estoy cansada de leer a la gente quejarse de las redes sociales, ¡en las redes sociales! Me parece que nos estamos volviendo un poquito locos y creo que es necesario que alguien diga algo contra la nueva corriente “Las redes sociales son lo peor, aunque yo estoy en todas”.

Todos conocemos al típico amigo que se cierra Facebook varias veces al año porque “sin Facebook se está mucho mejor” y luego se lo vuelve a abrir. ¿Para qué te lo reabres entonces? ¿No estabas mejor sin él? Luego está el que de vez en cuando anuncia que “va a hacer limpieza de Facebook” como si eliminar a amigos, fuera dejar el Facebook reluciente. También está el que no para de quejarse de que Facebook es una mierda, ¿y dónde se queja de esto? Exacto, en Facebook; ¿qué haces aquí entonces? Ciérrate la cuenta inmediatamente, no pierdas ni un segundo más dentro de esta mierda.

Buisinesswoman screaming at her lap top

En fin, son muchas las contradicciones con respecto a las redes sociales. Luego están los típicos posts  y vídeos que dice que las redes sociales nos convierten en asociales; que separan a las personas; que nos hacen vivir un vida online “falsa” y dan una imagen de “postureo” de nosotros, de alguien que no somos; que alimentan el ego; que generan amistades falsas; que fomentan problemas de autoestima y generan ansiedad. Pues para mí es TODO LO CONTRARIO. Aunque claro, todo depende de cómo te tomes las redes sociales.

Me explico.

Punto 1: ¿Nos convierten en asociales y separan a las personas? A mí me han hecho recuperar amistades de la infancia, conocer nuevas personas, mantener el contacto con gente que está geográficamente lejos y me han hecho compañía en momentos en los que no podía salir a la calle por estar enferma u otros motivos. ¿A ti nunca te ha pasado ninguna de estas cosas? Claro, luego está la gente que prefiere quedarse en casa hablando a través de la pantalla, pero asociales ha habido toda la vida del Señor, solo que antes se metían a los chats de Terra.

Punto 2: ¿Nos hacen vivir una vida online “falsa” y dar una imagen de quien no somos? Fantasmas e hipócritas ha habido siempre, esto no es nuevo. Tú puedes dar la imagen de ti mismo que te dé la gana, online y offline. Otra cosa es quién eres en realidad, que a veces no lo sabes ni tú, un poco mejor la madre que te parió y algún ex. Pero vamos, a no ser que seas el típico que retoca sus fotos con Photoshop para que parezca que está en otro sitio o le han salido abdominales, tus fotos y todo lo que compartes o escribes, dicen mucho de ti. De hecho se ha demostrado que un rápido análisis de las redes sociales de una persona es más concluyente que muchas pruebas de personalidad estándar. 

Punto 3: Alimentan el ego. En el mundo offline (la vida real), a todo el mundo le gusta que se rían con sus chistes, contar cosas interesantes, que le hagan halagos o miren sus fotos con atención. Todo esto responde a las necesidades “Reconocimiento social, estima y autorrealización” de la pirámide de Maslow, y se da exactamente igual en la vida online que offline: siempre habrá quien cuente mejores chistes, tenga algo más interesante que decir, sea más guapo o haga mejores fotos. Y siempre tendrás seguidores y detractores. Convertirse en un crecidito no es un efecto de las redes sociales.

image3

Punto 4: Generan amistades falsas. Las personas somos hipócritas por naturaleza, en mayor o menor medida. Es necesario para la cordialidad. Acercarse (ya sea físicamente o a través de la red) a personas más o menos falsas y generar con ellas una amistad más o menos sincera, es algo en lo que las redes sociales no son determinantes.

redes_sociales_o_amigos_imaginarios

Punto 5: Generan problemas de autoestima y generan ansiedad. Pues hijo mío, si eres una persona insegura, poco habilidoso socialmente pero que necesita sentirse integrado, hasta que no soluciones tus problemas psicológicos, los vas a tener tanto en la calle, como en las redes sociales. Y además siempre estás a tiempo de cerrarte las cuentas en estas plataformas y “solucionar” estos problemas.

También me parece que las redes sociales han fomentado otras cosas positivas como el deseo de superación en la expresión escrita, el fomento de la creatividad, el interés por la fotografía y el aumento de la curiosidad y la información. Creo que además nos hacen más tolerantes (por la gran diversidad de opiniones y gustos que recibimos de nuestros contactos), aumentan la capacidad de debate y dan mucha información de si una persona es afín o no a uno mismo. Cada una de estas características te las da en mayor medida Facebook, Twitter o Instagram, claro está.

En fin, esta es mi visión de las redes sociales, en las que he hecho grandes amigos, me he reído y divertido mucho, he aprendido una barbaridad de relaciones personales y de cultura general y de las que, incluso, he obtenido beneficio económico por haber trabajado con ellas. De hecho, quizás las defiendo solo por esto último. Nunca lo sabrás.

Pues eso es todo lo que pienso de las redes sociales. Si no te gustan, ciérratelas. Y si tienes problemas mentales, ve al psicólogo. Hala, a seguir disfrutando de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *