Archivos de la categoría Humor

humor

10 cosas que hacer después de morir joven

¿Te has muerto y te han quedado muchas cosas por hacer?

Pues este post es para ti:

10 COSAS QUE HACER DESPUÉS DE MORIR JOVEN

1. Lamentarse por todo lo que no has hecho. Llorando mucho y fuerte hasta que algún psicópata paranoide recoja tu murmullo en una psicofonía.

2. Poseer a una médium para decirle a tu familia que la quieres aunque se lo hayas dicho pocas veces. Y pedirle perdón a tu madre por todas las veces que le has cogido 20 duros del monedero.

3. Adoptar a un fantasma bebé y malcriarlo, tal cual hubieras hecho con tu hijo de haberlo tenido, comprándole un iPhone con 9 años .

4. Asustar a un político haciendo ruidos en su cocina todas las noches y escribiendo en su espejo del baño “TRAVIESO LADRONZUELO” con ketchup.

redrum_by_onlyashipwreck-d4n6bui

5. Dedicar mucho tiempo a lo que de verdad te gusta: no hacer absolutamente nada.

6. Hablarle al oído a un escritor, hasta que se vuelva esquizofrénico, escriba lo que le dicen “las voces” e, indirectamente, hayas escrito un libro.

7. Meterte en el cuerpo de una niña y hacer que su cuello gire 360º, baje las escaleras haciendo el pino puente del revés y se mee en la alfombra de la casa tras haber usado un crucifijo con fines de moral distraída.

8. Plantar un árbol, cualquiera menos un pino. Ya que no puedes plantar más pinos. 

9. Vivir en el armario de una niña estadounidense y atemorizarla por las noches hasta crearle un trauma de por vida que la haga tener una adolescencia solitaria y acabe siendo prostituta en cualquier puticlub de Las Vegas.

1344423815

10. Intentar resucitar con todas tus fuerzas. Haciendo mucha fuerza hasta excretar ectoplasma. Y volver al punto 1.

Espero que os haya servido de ayuda a todos los que hayáis muerto o vayáis a morir jóvenes.

Y recordad: Se puede disfrutar a tope la eternidad.

Libertad de desnudez y mirada

Vengo a decir que me parece increíble que si un tío mira por la calle a una tía que va enseñándolo todo, es un guarro y un machista. Todavía la chica se escandaliza en plan: “¿Por qué me mirará ese guarro si solamente llevo un tangalón (o pantalón tanga) y un escote ombliguero?”

Pero es que, además, si tú opinas que a la tía, al ir medio desnuda, le gusta provocar ese efecto, también eres machista. Encima eres mujer machista, lo cual algunas feminazis (lo siento por usar este término pero resulta muy ilustrativo aquí) defensoras de ir medio desnudas por la calle pero detractoras de que su desnudez sea presenciada,—qué gran contrariedad— ven como “el colmo”. O sea, que es el colmo que tú vayas con el culo y las tetas fuera y la gente te los mire. ¿En serio? Yo es que si fuera enseñándolo todo y nadie me lo mirara, ahí es cuando me ofendería.

No me malinterpretes, yo defiendo que cada uno vaya como quiera y enseñe lo que le dé la gana, pero no os quejéis y os ofendáis de que se os mire, porque “el mirador” tiene el derecho y la libertad de dirigir su mirada hacia donde le plazca (¡que lo llevas todo al alcance de su vista, es normal!), y si te molesta que te miren lo que vas enseñando, no lo enseñes y ¡voilà! nadie lo verá. Yo es que más fácil no lo puedo “ver”.

Si enseñas, se verá y te mirarán. Si no enseñas, no se verá nada. Cuidado que no estoy defendiendo palabras denigrantes, solo miradas.

Y dicho esto, ¡vivan los desnudos o semidesnudos y la libertad de mirada!

10527652_10204008521109967_5792233670655981644_n