7 Microcuentos

“Si no comprende una mirada, no comprenderá una larga explicación”. Si no se entiende en un microcuento, no se entenderá en una trilogía.

MARIPOSAS ZOMBIES

Ya se había dado cuenta de que las mariposas de su estómago no estaban durmiendo, sino que estaban muertas. Pero no las enterró, porque ¿y si resucitaban? Así que siguió intentando reanimarlas durante toda su vida, aunque yacían ocupando precisamente la única zona del estómago donde podían nacer nuevas mariposas.

 

COMO SI AÚN ESTUVIERAS

A ella le gustaba dormir con la tele encendida. Él no podía dormirse así y le molestaba bastante. Así que la apagaba en cuanto ella se dormía. Ahora, para poder dormir, deja la tele encendida toda la noche, porque suena como cuando ella se dormía a su lado.

dormir_tele

 ACCIDENTE

Me atropelló con el carrito del supermercado y, como no podía suceder de otra manera, en ese mismo momento me enamoré para siempre; era una persona arrolladora.

 

 AHÍ SE QUEDA TU CARRO

No sé cómo había llegado ahí, pero lo cierto es que íbamos los dos llevando su carro. Yo delante, tirando; el detrás, empujando. De repente, noté demasiado peso, me di la vuelta y vi que él había dejado de empujar e iba tranquilamente andando detrás, fumando un cigarro, observando cómo yo seguía tirando de su carro. Entonces me detuve, solté la carga con delicadeza y comencé a caminar sola, cada vez más deprisa. Pues él, sin saberlo, me había liberado.

picasso_1936_minotauro_tirando_de_un_carro

 

CANCIONES FAVORITAS

Y entonces escuchó por primera vez esa melodía en la radio. Iba conduciendo, cambió de emisora por casualidad y ahí estaba, ya empezada, pero aún así llenó de alegría los siguientes dos minutos de su vida – ¿Qué canción sería? ¿Cómo se llamará? ¿La volveré a escuchar alguna vez? – Intentó retener alguna palabra de las que entendió en inglés. Y el ritmo y la entonación del estribillo para tarareársela a todo el mundo en busca de respuestas.

Al día siguiente, el tercer amigo al que se la balbuceó, ¡la conocía, sabía el nombre! Entonces la buscó y la encontró. La escuchó por primera vez completa y sintió cómo le acariciaba el alma. Así sucedió durante un tiempo cada vez que la escuchaba, que era todos los días varias veces.

Pero un día, comenzó a sonar en la lista de reproducción y la cambió. Ya no le hacía sentir esa caricia, ya se había habituado y ahora andaba detrás de conocer el nombre de otra canción que le había causado la misma sensación que le causó esta la primera vez que la oyó.

Pasó el tiempo y muchas melodías.

Entonces, por casualidad, de repente escuchó aquella canción en la radio y esa vez decidió dejarla entera. Y volvió a sentir la caricia.

La volvió a escuchar tres o cuatro veces más en toda la vida, cada vez que pasaba mucho tiempo, eso sí, y la disfrutaba casi como la primera vez. Cosa que no hubiera sucedido si la hubiera empezado a escuchar, alguna de esas veces, de nuevo todos los días.

 

 NO TE DI PERMISO PARA OLVIDARME

Ya sé que fui yo quien te dejó, pero es que te pones tan guapa cada vez que empiezas a olvidarme…

 

UNA DIRECCIÓN

Bajé al infiero a beber de tu sonrisa. Fue fácil; solo tuve que dejarme llevar. Las escaleras mecánicas se movían en una sola dirección, pero de eso me di cuenta demasiado tarde.

Intentar subir me llevaría toda la vida.

1508533_10205484314523880_8103813007520903429_n

 


Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/23/d501820339/htdocs/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 399

2 comentarios en “7 Microcuentos

  1. Por cierto, la cntatane Juliette Lewis es la adolescente a la que acosaba Robert de Niro en El Cabo del Miedo. Estuvo nominada a un f3scar y todo y ademe1s intervino en un montf3n de peledculas me1s.Respecto a las canciones que dices de Dorian, creo que tienen un sonido propio, pero pienso que le pueden sacar me1s partido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *